La visita a la consulta del dentista no suele ser agradable para muchas persona, incluso algunas personas llegan a evitar esa situación no acudiendo a sus revisiones. Esto puede causar problemas más graves, como una infección o inflamación en las encías (gingivitis) y en los dientes, dificultad para masticar (y por consiguiente, el no poder disfrutar de tu comida favorita), entre otras.

Como cualquier otra situación, la visita al dentista en alguno pacientes desencadena la emoción de miedo. Entendemos por miedo un temor caracterizado por una intensa sensación, habitualmente desagradable, que se provoca ante una percepción de peligro, real o supuesto. Lo curioso del miedo es que se puede producir ante una amenaza presente, futura o incluso pasada.

El miedo aparece cuando creemos que vamos a sufrir un daño, y nos sirve para alertarnos ante el peligro, pero por otra, puede paralizarnos y no dejarnos pensar. La visita al dentista no suele ser una situación agradable: el miedo a que el tratamiento duela, el pánico a las agujas o el rechazo a los sonidos y los olores de la clínica dental, que pueden traer malos recuerdos de la niñez. ¿Cómo convertir tu visita al dentista en algo más agradable?

  1. Busca una clínica dental de confianza y que te trasmita cercanía y seguridad.

Es importante que en la visita a tu dentista tengas la sensación de confianza en tu dentista y que el equipo de auxiliares comprende tu situación.

En Instituto Dental Campos llevamos 30 años ayudando a los pacientes a que se sientan tranquilos y seguros en su visita al dentista. Nuestras instalaciones están adaptadas para que tu visita al dentista sea única y diferente, nuestra sala de espera cuenta con obras de arte, revistas, televisión e hilo musical.

Cuando acudo a la clínica no siento que estoy en una consulta dental, me transmiten mucha confianza

Nos comentaba M.H de 42 años en una encuesta de satisfacción realizada durante el mes de noviembre a nuestros pacientes.

  1. Identifica cual es la causa de tu temor.

¿Qué hace que sientas ese miedo? ¿Una mala experiencia en el pasado, falta de control cuando el dentista te está atendiendo, miedo a lo desconocido, sentir vergüenza por como lucen tus dientes?

  1. Identifica alguna situación en la que ese temor fue menor.

Cuando afrontamos una situación de miedo o temor no siempre aparece con la misma intensidad, en ocasiones se da en un menor grado y eso se debe a que la situación es diferente en algún punto: la música que tenían en el gabinete, como te atendió el doctor en ese momento, lo que pensaste justo antes de entrar… ¿Qué pasó? ¿Qué hizo que te sintieras mejor?

  1. Utiliza trucos para estar relajado/a en la consulta

    Instituto Dental Campos gabinete A Guarda

  • Si te molesta el ruido de los utensilios que utiliza tu odontólogo, pregúntale si puedes usar tus audífonos para poner música y así bloquear el sonido que te da miedo o te causa la incomodidad.
  • Antes de que te hagan algo en los dientes, establece un código con el dentista para que él o ella entienda si sientes dolor, si algo te incomoda o si necesitas un descanso.
  • Prueba relajarte con alguna técnica como respirar profundo o pensar en algo agradable.
  • Trata de ir al dentista cuando no estés bajo presión, coordina las cita en días en puedas estar tranquilo/a. Así no estarás pensando en cosas estresantes mientras te enfrentas ante una situación que no te resulta agradable.
  1. Habla de lo que te ocurre con tu dentista.

Verbalizar los miedos siempre ayuda, hablando de ellos nos liberamos de esa carga y además los demás comprenden la situación por la que pasamos.

En Instituto Dental Campos cuando un paciente nos cuenta que tiene temor a la consulta se le explica qué es lo que va a hacer en tus dientes, qué va a hacer para disminuir el dolor y la incomodidad, y cuál va a ser su plan de tratamiento. El equipo clínico siempre está pendiente y te ayudarán a que te sientas más tranquilo/a).  Además esto te ayudará porque si entiendes lo que te va a hacer y por qué, puedes sentir menos ansiedad.